jueves, 28 de mayo de 2009

Teresa de Jesús y Arthur Symons 1


Arthur Symons no fue sólo el poeta cuyo destino trágico está indisolublemente unido a su obra; fue, asimismo, un inolvidable traductor de Paul Verlaine, de San Juan de la Cruz y de Santa Teresa de Jesús.


Coloquio de amor

Si el amor que me tenéis,
Dios mío, es como el que os tengo,
Decidme: ¿en qué me detengo?
O Vos, ¿en qué os detenéis?

-Alma, ¿qué quieres de mí?
-Dios mío, no más que verte.
-Y ¿qué temes más de ti?
-Lo que más temo es perderte.

Un amor que ocupe os pido,
Dios mío, mi alma os tenga,
Para hacer un dulce nido
Adonde más la convenga.

Un alma en Dios escondida
¿Qué tiene que desear,
Sino amar y más amar,
Y en amor toda escondida
Tornarte de nuevo a amar?


If, Lord, thy love...

If, Lord, thy love for me is strong
As this which binds me unto thee,
What holds me from thee, Lord, so long,
What holds thee, Lord, so long from me?

O soul, what then desirest thou?
—Lord, I would see thee, who thus choose thee.
What fears can yet assail thee now?
—All that I fear is but to lose thee.

Love´s whole possession I entreat,
Lord, make my soul thine own abode,
And I will build a nest so sweet
It may not be too poor for God.

A soul in God hidden from sin,
What more desires for thee remain,
Save but to love, and love again,
And, all on flame with love within,
Love on, and turn to love again?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.