miércoles, 25 de julio de 2018

Rainer Maria Rilke: Poemas franceses reunidos


Universalmente reconocido como uno de los mayores poetas del siglo XX, Rainer Maria Rilke es asimismo autor de varios poemarios escritos en francés. Vivió en París unos diez años, y, a partir de 1921, se estableció en el cantón suizo del Valais; su primer libro francés data de 1924. En esos años, la lengua francesa dejó de ser para él una herramienta utilitaria para convertirse en un nuevo medio de expresión poética. Rilke sintió, quizás, los riesgos de escribir en otro idioma sin lograr nada mejor que “un remedo muy vago que zozobra / o peor aún: el vallado que excluye”, como escribió en Vergers. Los poemas franceses de Rainer Maria Rilke son, sin embargo, de una pureza cristalina; en ellos, la forma, simple y regular, es el molde perfecto en que se ponen en evidencia la profundidad del pensamiento y la absoluta maestría del autor. Son composiciones muy cortas, en general, en las que unos pocos versos bastan, con sus reflexiones filosóficas y su intuición sensual, para definir imágenes de una incuestionable originalidad. La presente edición  de POEMAS FRANCESES REUNIDOS recoge las traducciones previamente publicadas por Ediciones De La Mirándola en los volúmenes bilingües independientes Las rosas. Las ventanas, Vergeles, Las cuartetas valesanas. Tiernos tributos a Francia, Poemas y dedicatorias y Ejercicios y evidencias, disponibles tanto en papel como en formato digital.

VERGELES
XLI

OH nostalgia de sitios que no fueron
bastante amados en la hora huidiza,
¡cómo querría darles desde lejos
el gesto que olvidé, la acción faltante!

Volver sobre mis pasos, repetir
—solo, esta vez—, despacio, cierto viaje,
quedarme un poco más junto a la fuente,
acariciar ese árbol y ese banco...

Subir a la capilla solitaria,
carente de interés, según se dice;
abrir la reja de ese cementerio
y callarse con él, que tanto calla.

¿No ha llegado la hora en que debemos
tender lazos sutiles y piadosos?
Éste era fuerte, porque la tierra es fuerte;
y aquél se queja porque mal la conoce.

©Ediciones De La Mirándola, julio de 2018.
ISBN 978-1717900678


VERGERS
XLI

Ô nostalgie des lieux qui n'étaient point
assez aimés à l'heure passagère,
que je voudrais leur rendre de loin
le geste oublié, l'action supplémentaire !

 Revenir sur mes pas, refaire doucement
 — et cette fois, seul — tel voyage,
 rester à la fontaine davantage,
toucher cet arbre, caresser ce banc...

Monter à la chapelle solitaire
que tout le monde dit sans intérêt ;
pousser la grille de ce cimetière,
se taire avec lui qui tant se tait.

Car n'est-ce pas le temps où il importe
de prendre un contact subtil et pieux ?
Tel était fort, c'est que la terre est forte ;
et tel se plaint : c'est qu'on la connaît peu.










martes, 24 de julio de 2018

Robert Browning y Juan Rodolfo Wilcock: Rabbi Ben Ezra

RABBI BEN EZRA

Grow old along with me!
The best is yet to be,
The last of life, for which the first was made:
Our times are in His hand
Who saith «A whole I planned,
Youth shows but half; trust God: see all, nor be afraid!''

Not that, amassing flowers,
Youth sighed «Which rose make ours,
Which lily leave and then as best recall?»
Not that, admiring stars,
It yearned «Nor Jove, nor Mars;
Mine be some figured flame which blends, transcends them all!»

Not for such hopes and fears
Annulling youth's brief years,
Do I remonstrate: folly wide the mark!
Rather I prize the doubt
Low kinds exist without,
Finished and finite clods, untroubled by a spark.

Poor vaunt of life indeed,
Were man but formed to feed
On joy, to solely seek and find and feast:
Such feasting ended, then
As sure an end to men;
Irks care the crop-full bird? Frets doubt the maw-crammed beast?

Rejoice we are allied
To That which doth provide
And not partake, effect and not receive!
A spark disturbs our clod;
Nearer we hold of God
Who gives, than of His tribes that take, I must believe.

Then, welcome each rebuff
That turns earth's smoothness rough,
Each sting that bids nor sit nor stand but go!
Be our joys three-parts pain!
Strive, and hold cheap the strain;
Learn, nor account the pang; dare, never grudge the throe!

For thence,—a paradox
Which comforts while it mocks,—
Shall life succeed in that it seems to fail:
What I aspired to be,
And was not, comforts me:
A brute I might have been, but would not sink i' the scale.

What is he but a brute
Whose flesh has soul to suit,
Whose spirit works lest arms and legs want play?
To man, propose this test—
Thy body at its best,
How far can that project thy soul on its lone way?

Yet gifts should prove their use:
I own the Past profuse
Of power each side, perfection every turn:
Eyes, ears took in their dole,
Brain treasured up the whole;
Should not the heart beat once «How good to live and learn?»

Not once beat «Praise be Thine!
I see the whole design,
I, who saw power, see now love perfect too:
Perfect I call Thy plan:
Thanks that I was a man!
   Maker, remake, complete,—I trust what Thou shalt do!»

For pleasant is this flesh;
Our soul, in its rose-mesh
Pulled ever to the earth, still yearns for rest;
Would we some prize might hold
To match those manifold
Possessions of the brute,—gain most, as we did best!

Let us not always say,
«Spite of this flesh to-day
I strove, made head, gained ground upon the whole!»
As the bird wings and sings,
Let us cry «All good things
Are ours, nor soul helps flesh more, now, than flesh helps soul!»

Therefore I summon age
To grant youth's heritage,
Life's struggle having so far reached its term:
Thence shall I pass, approved
A man, for aye removed
From the developed brute; a god though in the germ.

And I shall thereupon
Take rest, ere I be gone
Once more on my adventure brave and new:
Fearless and unperplexed,
When I wage battle next,
What weapons to select, what armour to indue.

Youth ended, I shall try
My gain or loss thereby;
Leave the fire ashes, what survives is gold:
And I shall weigh the same,
Give life its praise or blame:
Young, all lay in dispute; I shall know, being old.

For note, when evening shuts,
A certain moment cuts
The deed off, calls the glory from the grey:
A whisper from the west
Shoots—»Add this to the rest,
Take it and try its worth: here dies another day.»

So, still within this life,
Though lifted o'er its strife,
Let me discern, compare, pronounce at last,
This rage was right i' the main,
That acquiescence vain:
The Future I may face now I have proved the Past.»

For more is not reserved
To man, with soul just nerved
To act to-morrow what he learns to-day:
Here, work enough to watch
The Master work, and catch
Hints of the proper craft, tricks of the tool's true play.

As it was better, youth
Should strive, through acts uncouth,
Toward making, than repose on aught found made:
So, better, age, exempt
From strife, should know, than tempt
Further. Thou waitedst age: wait death nor be afraid!

Enough now, if the Right
And Good and Infinite
Be named here, as thou callest thy hand thine own
With knowledge absolute,
Subject to no dispute
From fools that crowded youth, nor let thee feel alone.

Be there, for once and all,
Severed great minds from small,
Announced to each his station in the Past!
Was I, the world arraigned,
Were they, my soul disdained,
Right? Let age speak the truth and give us peace at last!

Now, who shall arbitrate?
Ten men love what I hate,
Shun what I follow, slight what I receive;
Ten, who in ears and eyes
Match me: we all surmise,
They this thing, and I that: whom shall my soul believe?

Not on the vulgar mass
Called «work,» must sentence pass,
Things done, that took the eye and had the price;
O'er which, from level stand,
The low world laid its hand,
Found straightway to its mind, could value in a trice:

But all, the world's coarse thumb
And finger failed to plumb,
So passed in making up the main account;
All instincts immature,
All purposes unsure,
That weighed not as his work, yet swelled the man's amount:

Thoughts hardly to be packed
Into a narrow act,
Fancies that broke through language and escaped;
All I could never be,
All, men ignored in me,
This, I was worth to God, whose wheel the pitcher shaped.

Ay, note that Potter's wheel,
That metaphor! and feel
Why time spins fast, why passive lies our clay,—
Thou, to whom fools propound,
When the wine makes its round,
«Since life fleets, all is change; the Past gone, seize to-day!»

Fool! All that is, at all,
Lasts ever, past recall;
Earth changes, but thy soul and God stand sure:
What entered into thee,
That was, is, and shall be:
Time's wheel runs back or stops: Potter and clay endure.

He fixed thee mid this dance
Of plastic circumstance,
This Present, thou, forsooth, wouldst fain arrest:
Machinery just meant
To give thy soul its bent,
Try thee and turn thee forth, sufficiently impressed.

What though the earlier grooves,
Which ran the laughing loves
Around thy base, no longer pause and press?
What though, about thy rim,
Skull-things in order grim
Grow out, in graver mood, obey the sterner stress?

Look not thou down but up!
To uses of a cup,
The festal board, lamp's flash and trumpet's peal,
The new wine's foaming flow,
The Master's lips a-glow!
Thou, heaven's consummate cup, what need'st thou with earth's wheel?

But I need, now as then,
Thee, God, who mouldest men;
And since, not even while the whirl was worst,
Did I,—to the wheel of life
With shapes and colours rife,
Bound dizzily,—mistake my end, to slake Thy thirst:

So, take and use Thy work:
Amend what flaws may lurk,
What strain o' the stuff, what warpings past the aim!
My times be in Thy hand!
Perfect the cup as planned!
Let age approve of youth, and death complete the same!

RABBI BEN EZRA

1. ¡Envejeced conmigo! Aún falta lo mejor, el final de la vida, el motivo del principio; nuestras horas están en Su mano, y Él dice: «He planeado un todo; la juventud sólo muestra una mitad, confiad en Dios: ved todo, y no temáis».

2. No porque la juventud reuniendo flores suspirara: «¿Qué rosa elegiremos, qué lirio dejaremos para escoger después como el más bello?» Ni porque soñara admirando las estrellas: «¡Ni Júpiter, ni Marte; la mía será una llama figurada, que iluminará y trascenderá a todos!»

3. No por esas esperanzas y temores que anulan los breves años de la juventud, yo la repruebo; ¡que la locura exista! Más me place la duda de que otras especies más bajas vivan fuera, arcillas finitas y terminadas, invulneradas por una sola centella.

4. Pobre ostentación de vida sería el hombre, si sólo existiera para alimentarse de alegría, para buscar apenas y encontrar y festejar; terminado el festín, llegaría su término seguro; ¿hiere la angustia al pájaro cebado? ¿La duda inquieta al animal ahíto?

5. ¡Alegraos de que estemos próximos a Aquél que provee y no participa, que efectúa y no recibe! Una chispa perturba nuestra arcilla; más cerca de Dios están los que dan, debo creer, que aquellas tribus suyas que sólo reciben.

6. Entonces, bienvenidas sean las contrariedades, que hacen más áspera la suavidad de la tierra; el aguijón que no obliga a sentarse o a levantarse, sino a seguir adelante. Que nuestras alegrías tengan tres partes de dolor. ¡Afanaos, y despreciad el esfuerzo; aprended, y olvidad el sufrimiento; atreveos, y no mezquinéis la angustia!

7. Porque entonces —una paradoja cuya burla consuela— la vida vencerá cuando parezca fracasar; lo que yo quise ser, y no soy, me consuela; pude haber sido una bestia, pero no descendí en la escala.

8. ¿No es acaso una bestia aquel cuyo cuerpo tiene un alma semejante, cuyo espíritu labora sólo cuando los brazos y las piernas están cansados? Medid así al hombre: «¿Hasta qué distancia lo mejor de tu cuerpo puede proyectar tu alma, en su camino solitario?»

9. Sin embargo, los bienes deben ser útiles: reconozco al profuso Pasado su poder, su repetida perfección; los ojos, los oídos recibieron su parte, todo lo atesoró el cerebro; ¿nunca exclamará el corazón: «Qué hermoso es vivir y aprender»?

10. No exclamará: «¡Yo te alabo! Ya veo toda tu intención; yo que he visto el poder, veo ahora también el perfecto amor. Perfecto es tu plan; ¡gracias por haberme hecho hombre! Hacedor: reforma, completa...; confío en lo que tú hagas».

11. Porque esta carne es agradable; nuestra alma, siempre atraída en su red de rosas hacia la tierra, suspira aún por el reposo; ¡oh si algún premio compensara estas múltiples posesiones de la bestia... ganas más, porque fuimos mejores!

12. No digamos siempre: «A pesar de esta carne, hoy luché, adelanté, gané terreno con respecto al todo». Como el ave que vuela y canta, gritemos: «¡Todas las cosas buenas nos pertenecen, y ya el cuerpo no precisa más del alma que el alma del cuerpo!»

13. Por eso conmino a la vejez para que admita la herencia de la juventud, ahora que la lucha de la vida alcanza casi su término; así seré reconocido como hombre, absolutamente apartado de la bestia superior; un dios aunque en potencia.

14. Y así descansaré, antes de alejarme una vez más hacia mi nueva y valiente aventura: sin temor ni perplejidad cuando considere la próxima batalla, y qué armas elegiré, y qué coraza vestiré.

15. Agotada la juventud, conoceré así mi ganancia o mi pérdida; soplad las cenizas del fuego, y lo que queda es oro; y yo pesaré lo mismo, elogiaré o censuraré la vida; joven, todo era discutible; viejo, ya sabré.

16. Porque mirad: cuando se cierra el crepúsculo hay un momento definido que separa el gris y el esplendor; un murmullo en el Oeste que exclama: «Agrega esto a tu descanso, tómalo y prueba sus méritos: aquí muere otro día».

17. Así, aún dentro de esta vida, aunque por encima de sus luchas, dejadme discernir, comparar, juzgar por fin: «Esta furia era acertada en lo esencial, aquella conformidad era vana; puedo encarar el Futuro ahora que he conocido el Pasado».

18. Porque más que eso no es permitido al hombre, con un alma apenas dotada para hacer mañana lo que aprende hoy; aquí hay labor bastante con sólo observar la obra del Maestro, y captar detalles de la destreza adecuada, secretos del verdadero funcionamiento de las piezas.

19. Como convenía, la juventud debía luchar, con torpes movimientos, para construir lo que el reposo pudiera encontrar; así la edad, eximida de luchas, conocería mejor y no tentaría más allá. Tú esperaste la vejez; ¡espera la muerte, y no temas!

20. Basta ahora con que lo Recto, y Justo, e Infinito, sean aquí nombrados, como tú llamas tuya tu mano, con absoluto conocimiento, sin atender a las discusiones de los necios que invadían tu juventud, y no te permitían sentir con independencia.

21. ¡Que de una vez por todas las grandes mentes sean separadas de las pequeñas, y a cada uno se anuncie su lugar en el Pasado! ¿Tuve razón al acusar al mundo, tuvieron razón al despreciar mi alma? ¡Que la vejez diga la verdad, y nos deje por fin en paz!

22. Ahora, ¿quién juzgará? Diez hombres aman lo que odio, evitan lo que persigo, desdeñan lo que acepto; diez que en años y en ojos se me comparan; todos presumimos, ellos esto, yo lo otro; ¿a quién creerá mi alma?

23. Que la sentencia no caiga sobre la masa vulgar, llamada «trabajo», sobre las cosas hechas que atraían la vista y tenían su precio; sobre ellas y desde un mismo nivel el bajo mundo ponía sus manos; directamente las comprendía, rápidamente las evaluaba.

24. Pero todo lo que el grosero pulgar y los dedos no podían aferrar, no entró en la cuenta final; todos los intentos inmaduros, los propósitos inseguros, que no contaban como trabajo suyo, pero que henchían el acervo del hombre.

25. Pensamientos difícilmente resumidos en estrechas actas, fantasías que se abrían paso a través del lenguaje y escapaban: todo lo que yo no podía ser, todo lo que los hombres ignoraron en mí, eso era digno de Dios, cuyo torno modeló el cántaro.

26. ¡Sí, piensa en ese torno del Alfarero, esa metáfora! Y advierte qué rápido gira nuestra vida, qué pasividad hay en nuestra arcilla; tú, a quien los necios proponen en la rueda del vino: «¡Puesto que la vida huye, todo cambia; el Pasado se ha ido, aférrate al Presente!»

27. ¡Necio! Todo lo que existe dura siempre, más allá de toda medida; la tierra cambia, pero tu alma y Dios están firmes; lo que en ti ha entrado, eso fue, es, y será; la rueda del tiempo gira hacia atrás o se detiene, el Alfarero y la arcilla permanecen.

28. Él te fijó en medio de esta danza de plástica circunstancia, este Presente que tú, insensato, quisieras detener; maquinaria sólo destinada a curvar tu alma, probarte, y completarte, ya bien modelado.

29. ¿Qué importa si las primeras muescas que marcaron los rientes amores en torno a tu base, ya no te imprimen y detienen? ¿Qué importa si cerca del borde nacen en tétrico orden formas cadavéricas, y gravemente obedecen la presión cada vez más austera?

30. ¡No mires abajo, sino arriba! Para el uso de una copa, la mesa del festín, el fulgor de la lámpara, el estrépito de las trompetas y la espuma de la mina nueva fluyen, mientras brillan los labios del Maestro. Tú, copa consumada del cielo, ¿qué tienes que ver con la rueda terrestre?

31. Pero yo te necesito, ahora como antes, Dios que moldeas a los hombres; y puesto que ni cuando el torbellino era peor —locamente sacudido por la rueda de la vida, con tantas formas y colores— olvidé que mi destino era apagar tu sed...

32. ¡Entonces, toma Tu obra, y úsala; corrige las fallas que ella esconda, los defectos del material, las curvas excesivas! ¡Que mis días queden en Tu mano! ¡Perfecto era Tu plan! ¡Que mi vejez apruebe mi juventud, y que la muerte las complete!

Traducción de JUAN RODOLFO WILCOCK.







sábado, 21 de julio de 2018

Casiodoro de Reina: Biblia del Oso. Eclesiastés I, II, III



La Biblia del Oso de Casiodoro de Reina publicada en Basilea en 1569, es, muy probablemente, uno de los monumentos más desconocidos de la literatura española del Siglo de Oro. Ampliamente corregida por Cipriano de Valera en 1602 (con criterio más teológico y pastoral que literario), es esta última versión (Reina-Valera) la que pasó a la posteridad, como la Biblia protestante por antonomasia de la lengua española. Para estas entradas, recuperamos el texto del ejemplar facsimilar  de la edición original que posee la Biblioteca de Princeton, disponible en el imprescindible Internet Archive.

ECLESIASTÉS
I
  Todos los humanos estudios y ocupaciones debajo del sol, vanidad y aflicción de espíritu.

  PALABRAS del predicador, hijo de David, rey en Jerusalén.

  Vanidad de vanidades, dijo el Predicador; vanidad de vanidades, todo vanidad.

  . ¿Qué tiene más el hombre de todo su trabajo con que trabaja debajo del sol?

  Generación va, y generación viene: y la tierra siempre permanece.

  Y sale el sol, y pónese el sol: y como con deseo vuelve a su lugar, donde torna a nacer.

  El viento va al mediodía, y rodea al norte: va rodeando rodeando, y por sus rodeos torna el viento.

  Los ríos todos van a la mar, y la mar no se hinche: al lugar de donde los ríos vinieron, allí tornan para volver.

  Todas las cosas andan en trabajo más que lo que el hombre pueda decir, ni los ojos viendo hartarse de ver, ni los oídos oyendo henchirse.

  ¿Qué es lo que fue? Lo mismo que será. ¿Qué es lo que ha sido hecho? Lo mismo que se hará: y nada hay nuevo debajo del sol.

  ¿Hay algo de que se pueda decir: veis aquí esto es nuevo? Ya fue en los siglos que nos han precedido.

  No hay memoria de lo que precedió, ni tampoco de lo que sucederá habrá memoria en los que serán después.

  Yo el Predicador fui rey sobre Israel en Jerusalén.

  Y di mi corazón a inquirir y buscar con sabiduría sobre todo lo que se hace debajo del cielo; (esta mala ocupación dio Dios a los hijos de los hombres).

  Yo miré todas las obras que se hacen debajo del sol: y he aquí que todo ello es vanidad, y aflicción de espíritu.

  Lo torcido no se puede enderezar: y lo falto no se puede contar.

  Hablé yo con mi corazón diciendo, he aquí yo soy engrandecido, y he crecido en sabiduría sobre todos los que fueron antes mí en Jerusalén: y mi corazón ha visto multitud de sabiduría y de ciencia;

  Y di mi corazón a conocer la sabiduría, y la ciencia: y las locuras y desvaríos conocí al cabo que hasta esto era aflicción de espíritu.

  Porque en la mucha sabiduría hay mucho enojo: y quien añade ciencia, añade dolor.

II

  Prosigue Salomón en el propósito probándolo de su propia experiencia. Compara la sabiduría con la locura, y da a la sabiduría la ventaja. Esta misma sabiduría siendo mal encaminada en los negocios humanos, también es vanidad. La sabiduría sin solicitud congojosa en sus obras es donde Dios.

  DIJE yo también en mi corazón: Ahora ven acá, yo tentaré en alegría. Mira en bien. Y esto también era vanidad.

  A la risa dije: enloqueces, y al placer: ¿de qué sirve esto?

  Yo propuse en mi corazón de atraer al vino mi carne, y que mi corazón anduviese en sabiduría, y retuviese la locura, hasta ver cuál fuese el bien de los hijos de los hombres, en el cual se ocupasen debajo del cielo todos los días de su vida.

  Engrandecí mis obras, edifiqueme casas, planteme viñas;

  Híceme huertos y jardines, y planté en ellos árboles de todos frutos.

  Híceme estanques de aguas para regar de ellos el bosque donde crecían los árboles.

  Poseí siervos y siervas, y tuve hijos de familia; también tuve posesión grande de vacas y ovejas sobre todos los que fueron antes de mí en Jerusalén.

  Allegueme también plata y oro, y tesoro preciado de reyes y de provincias. Híceme cantores y cantoras; y todos los deleites de los hijos de los hombres, sinfonía y sinfonías.

  Y fui magnificado y aumentado más que todos los que fueron antes de mí en Jerusalén; de más de esto mi sabiduría me perseveró.

  No negué a mis ojos ninguna cosa que deseasen, ni aparté mi corazón de toda alegría; porque mi corazón gozó de todo mi trabajo, y esta fue mi parte de todo mi trabajo.

  Al cabo yo miré todas las obras que habían hecho mis manos, y el trabajo que tomé para hacerlas, y he aquí todo vanidad y aflicción de espíritu, y que hay más debajo del sol.

  Después yo torné a mirar para ver la sabiduría y los desvaríos y la locura (porque, ¿qué hombre hay que pueda seguir al rey en lo que ya hicieron?).

  Y yo vi que la sabiduría sobrepuja a la locura, como la luz a las tinieblas.

  El sabio tiene sus ojos en su cabeza, mas el loco anda en tinieblas. Y entendí también yo que un mínimo suceso sucederá al uno y al otro.

  Y yo dije en mi corazón: como sucederá al loco me sucederá también a mí, ¿para qué, pues, he trabajado hasta ahora para hacerme sabio? Y dije en mi corazón que también esto era vanidad.

  Porque ni del sabio ni del loco habrá memoria para siempre; porque en viniendo pocos días ya todo será olvidado; y también morirá el sabio como el loco.

  Y aborrecí la vida: porque toda obra que se hacía debajo del sol me era fastidiosa; porque todo era vanidad y aflicción de espíritu.

  Y yo aborrecí todo mi trabajo en que trabajé debajo del sol; el cual dejaré a otro, que vendrá después de mí.

  ¿Y quién sabe si será sabio o loco el que se enseñoreará en todo mi trabajo en que yo trabajé, y en que me hice sabio debajo del sol? Esto también es vanidad.

  Y yo torneme para desesperar mi corazón, por todo el trabajo en que trabajé, y en que me hice sabio debajo del sol.

  ¿Que trabaje el hombre con sabiduría y con ciencia, y con rectitud, y que haya de dar su hacienda a hombre que nunca trabajó en ello? También esto es vanidad y gran trabajo.
¿Por qué tiene el hombre por todo su trabajo y fatiga de su corazón, en que él trabajó debajo del sol?

  Porque todos sus días no son sino dolores, y enojos sus ocupaciones, aun de noche no reposa su corazón. esto también es vanidad.

  No hay luego bien para el hombre, sino que coma y beba; y que su alma vea el bien de su trabajo. También vi yo que esto es de la mano de Dios.

  Porque, ¿quién comerá y quién se curará mejor que yo?

  Porque el hombre que es bueno delante de Dios, él le da sabiduría y ciencia y alegría; mas al pecador dio ocupación, que allegue y amontone para que dé al bueno delante de él. También esto es vanidad y aflicción de espíritu.

III

  Dios ha puesto sus razones, tiempos y términos a todos los negocios humanos, los cuales, si el hombre conociere, y se acomodare a ellos en los suyos, cuidará la inquietud del ánimo, y retendrá el contentamiento con la sabiduría. Corrupción del mundo en el supremo estado del que es el magistrado. El hombre criado de Dios en excelencia él mismo se envilece con las bestias, guiándose por su sola sabiduría en el caso de su bienaventuranza.

  PARA todas las cosas hay sazón, y todo lo que quisierdes debajo del cielo tiene su tiempo determinado.

  Tiempo de nacer y tiempo de morir; tiempo de plantar y tiempo de arrancar lo plantado.

  Tiempo de matar y tiempo de curar; tiempo de destruir y tiempo de edificar.

  Tiempo de llorar y tiempo de reír; tiempo de endechar y tiempo de bailar.

  Tiempo de esparcir las piedras, y tiempo de allegar las piedras; tiempo de abrazar, y tiempo de alejarse de abrazar.

  Tiempo de buscar, y tiempo de perder; tiempo de guardar, y tiempo de echar.

  Tiempo de romper, y tiempo de coser; tiempo de callar, y tiempo de hablar.

  Tiempo de amar, y tiempo de aborrecer; tiempo de guerra, y tiempo de paz.

  ¿Qué tiene más el que trabaja en lo que trabaja?

  Yo he visto la ocupación que Dios dio a los hombres porque en ella se ocupasen.

  Todo lo hizo hermoso en su tiempo, y aun el mundo dio a su corazón, de tal manera que no alcance el hombre esta obra de Dios desde el principio hasta el cabo.

  Yo he conocido que no hay mejor para ellos, que alegrarse, y hacer bien en su vida.

  Y también que es don de Dios que todo hombre coma y beba, y goce de todo su trabajo.

  He entendido que todo lo que Dios hace, eso será perpetuo; sobre aquello no se añadirá, ni de ello se disminuirá; porque Dios hace, para que teman los hombres delante de él.

  Aquello que fue, ya es; y lo que ha de ser, ya fue; y Dios restaura lo que pasó.

  Vide más debajo del sol: En lugar del juicio, allí la impiedad; y en lugar de la justicia, allí la iniquidad.

  Y yo dije en mi corazón: Al justo y al impío juzgará Dios; porque allí hay tiempo determinado a todo lo que quisierdes, y sobre todo lo que se hace.

  Dije en mi corazón, acerca de la condición de los hijos de los hombres, que Dios los hizo escogidos, y es para ver que ellos sean bestias los unos a los otros.

  Porque el suceso de los hijos de los hombres, y el suceso del animal, el mismo suceso es; como mueren los unos, así mueren los otros; y una misma respiración tienen todos; ni tiene más el hombre que la bestia; porque todo es vanidad.

  Todo va a un lugar; todo es hecho del polvo,; y todo se tornará en el mismo polvo.

  ¿Quién sabe que el espíritu de los hijos de los hombres suba arriba, y el espíritu del animal descienda debajo de la tierra?

  Ansí que he visto que no hay bien más que alegrarse el hombre con lo que hiciere; porque ésta es su parte; porque ¿quién lo llevará para que vea lo que ha de ser después de él?